Nos podemos someter a un estudio biomecánico durante todo el año, sin embargo existen dos situaciones especialmente interesantes en la que la realización de un estudio resulta aún más conveniente: antes de comprar una bicicleta o  cuando tengamos algún tipo de lesión o molestia persistente.

En el primero de los casos es sumamente importante para tener clara la elección de la talla de la bicicleta o de modelo que tenga la mejor geometría para nuestra fisiología. Gracias a un buen estudio biomecánico podremos saber, en base a nuestras medidas, qué talla de bicicleta nos conviene más y también qué estilo de bicicleta nos viene mejor. En la elección no solo influyen las clásicas medidas de entrepierna o de altura, sino otros aspectos, durante años olvidados, como la necesidad personal del ciclista.

En el segundo de los casos la biomecánica tiene la capacidad en muchas ocasiones de detectar una posible desviación o mala postura que una vez solucionada nos permita eliminar una dolencia o malestar.

Así pues todas aquellas personas que tengan dolores en las rodillas, las cervicales cargadas, adormecimiento en los pies o problemas de espalda es probable que encuentren solución a todo ello a través de un estudio biomecánico.

Cuando hablamos de biomecánica, nos referimos al área de conocimiento que estudia el movimiento del cuerpo humano en relación a diferentes actividades. Una especialidad cada vez más demandada que hemos incorporado en nuestros servicios de Policlínica Prades.

La biomecánica es especialmente importante para el ciclismo, ya que ayuda que el cuerpo adopte una postura idónea y equilibrada entre rendimiento y salud terapéutica. El análisis en profundidad del movimiento mejora en gran medida la sensación del ciclista, evita molestias o lesiones y consigue mejorar los resultados físicos.

Se debe tener en cuenta que no a todos los ciclistas les funcionan las mismas cotas o ángulos, ya que estas métricas dependen de los objetivos de cada persona, de la forma física que presenten y de su movilidad articular.

Pasos del análisis biomecánico para ciclistas

  1. Análisis general

En una primera toma de contacto, el ciclista será entrevistado, de manera que el especialista pueda conocer sus dolores, patologías y predisposiciones.

  1. Exploración en camilla:

Estudio de la capacidad de movilidad articular, las posibles dismetrías, el estado físico muscular…

  1. Cinética

Una de las bases de la biomecánica se encuentra en el análisis cinético. En él, el análisis parte de la fuerza aplicada atendiendo a relaciones de longitud y masa.

  1. Cinemática

Estudio del movimiento sin tener en cuenta los factores externos que lo originan o influyen en él. Suele realizarse en 2D o 3D para mayor profundidad de diagnóstico.

  1. Conclusiones y ajuste de la bicicleta.

Una vez analizadas todas las variables que afectan al ciclista tanto positiva como negativamente, será el momento de la toma de decisiones. Entre ellas, se encuentra el aprendizaje postural del ciclista, las recomendaciones materiales de la bicicleta (sillín, calas, bielas, etc) y la puesta a punto de ella si ya estuviera.

D.Isidro Moreno Sánchez


Ver ficha

Los mejores especialistas a tu alcance, todas nuestras especialidades a tu disposición

Las mejores soluciones para tu salud

Concreta tu cita o llámanos 964 77 23 74